Pijaos Tolima Syscafé perdió una batalla, pero aún no la guerra, luego de la caída 4-2 frente a Cali Junior's en el Coliseo Mayor de Chaparral, por el choque de ida de la gran final del Campeonato Profesional de Microfútbol Femenino.

La moral es que en la disputa por el título de este certamen la prioridad no la tienen los goles para su definición, sino los puntos. Por lo tanto, a Pijaos Tolima Syscafé le bastará un triunfo en la revancha, sin importar que sea por la mínima diferencia, para forzar tiempo extra.

Si el quinteto Vinotinto y Oro supera a Cali Junior's en la vuelta el próximo fin de semana, se disputarán dos tiempos de cinco minutos, cronometrados, con la pizarra 0-0. De persistir la igualdad, el trofeo será para las mejores desde los cobros de punto penal.

El técnico de Pijaos Tolima Syscafé, Óscar Villamizar, sostuvo sobre este choque inicial que “el grupo hizo todo lo que se había trabajado durante la semana, lo que se había indicado, pero enfrente tenía un rival muy fuerte, con mucho más recorrido y conocimiento de estos duelos definitivos.

Siento que eso fue lo que nos faltó, esa experiencia que ofrece competir durante varias temporadas. Estuvimos adelante en el marcador, con el partido controlado, pero en la segunda mitad todo se cayó. Hubo nerviosismo, nos descontrolamos y eso nos lo cobraron”.

Pero a pesar de la caída, el DT venezolano se mostró lleno de optimismo: “Aún queda un partido, y nos tenemos suficiente confianza. Al rival lo tuvimos contra las cuerdas, pero lastimosamente la pelota no entró. Las chicas entendieron que sí pueden, y con esa mentalidad viajaremos al duelo de vuelta”.

Cabe resaltar que dicha revancha se cumplirá el próximo domingo a las 11 de la mañana en Cali, donde Pijaos Tolima Syscafé buscará hacer historia frente a un elenco favorito para adjudicarse su tercera estrella en este torneo.

FOTOS: CORTESÍA - EL NUEVO DÍA